La Junta colabora con la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT) en el desarrollo de la Campaña de la Renta desde 1998 y mantiene su colaboración mediante la apertura de oficinas donde se elaboran las declaraciones del IRPF de los contribuyentes que lo necesitan y en las que además se les proporciona asesoramiento gratuito. Asimismo se habilitarán salas para confeccionarlas declaraciones en otros 77 municipios. Esto último es posible gracias a los convenios que se firmarán en los próximos días con los alcaldes de esos ayuntamientos, en el marco de la cooperación iniciada en 2004 con la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP).

La Agencia Tributaria presta este servicio en las capitales de provincia, mientras que la Junta de Castilla y León –que ha hecho el esfuerzo de mantenerlo a pesar de las restricciones presupuestarias– lo desarrolla en las demás ciudades de la Comunidad (Ponferrada, Miranda de Ebro y Aranda de Duero) y en los principales núcleos rurales.

Con este reparto se evita duplicar funciones, puesto que la actividad que realizan las dos administraciones es complementaria. Para el Gobierno autonómico implica asimismo reafirmar su compromiso con los pueblos, ya que se facilita a sus habitantes el cumplimiento de sus obligaciones fiscales en la medida en que se evitan o reducen sustancialmente sus desplazamientos.

Los contribuyentes podrán acudir a las 80 oficinas de la Junta distribuidas por toda la región a partir del 12 de mayo,previa petición de cita. En concreto, las dependencias que pone en funcionamiento la Consejería de Hacienda estaránen Miranda de Ebro y Aranda de Duero (Burgos) y Ponferrada (León).