Este año se cumplen cuarenta años desde aquel 6 de diciembre de 1978, día en que el pueblo español, con un 88% de los votos, dio su respaldo al proyecto de Constitución aprobado por las Cortes Generales, elegidas democráticamente el 15 de junio de 1977, una fecha digna también de recuerdo, homenaje y reconocimiento. Con ejemplar responsabilidad y sentido constructivo, los españoles nos dotamos de una norma constitucional que proclama en su artículo 1 el principio fundamental de nuestro sistema de convivencia política, al afirmar que "España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político".
La etapa vivida en nuestro país hasta llegar a ese 6 de diciembre de 1978 constituye, sin duda, una de las etapas más fascinantes de nuestra Historia contemporánea y continúa siendo, a día de hoy, referente y modelo para otros países que transitan de un régimen autoritario a una democracia sólida, basada en el imperio de la ley, la participación democrática, el pluralismo político y la defensa de los derechos fundamentales y libertades públicas.
El amplio consenso entre las fuerzas políticas de la época, tan dispares en sus planteamientos ideológicos previos, son la mejor prueba de la enorme generosidad de todos en aras a lograr el acuerdo, defender el bien común y superar los enfrentamientos del pasado, remando todos en la misma dirección, con el fin de convertir España en una democracia moderna, reconociendo además, el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre ellas, tal como proclama el artículo 2.
Los esfuerzos por buscar puntos de confluencia y la capacidad de anteponer el sentido de Estado a las legítimas aspiraciones de los partidos políticos dieron como fruto una Constitución que ha permitido a España consolidar su régimen democrático y progresar en todos los ámbitos: crecimiento económico, desarrollo social, igualdad y pluralismo.
Cuarenta años después, esos acontecimientos y la madurez democrática demostrada merecen el reconocimiento de los Ayuntamientos y Diputaciones de Castilla y León, impulsando y promoviendo aquellos actos de homenaje que permitan a todos los castellanos y leoneses celebrar aquella fecha histórica de 1978 y transmitir a las generaciones futuras ese espíritu de acuerdo.
Recreando aquel histórico consenso pretendemos alcanzar el mayor acuerdo posible para divulgar el contenido de la Constitución y, en definitiva, rendir homenaje a quienes hicieron posible que bajo el paraguas de nuestro texto constitucional, España haya podido superar enfrentamientos, dificultades y conflictos y que hoy podamos presumir de ser una de las democracias más prósperas y asentadas de nuestro entorno.
Por todo ello, La Federación Regional de Municipios y Provincias de Castilla y León manifiesta:
1.- Su apoyo y respaldo a los actos conmemorativos que se han promovido y coordinado desde las Cortes Generales para la celebración el 6 de diciembre de 2018, del "Cuadragésimo Aniversario de la Constitución Española de 1978".
2.- Su compromiso de  defender la Carta Magna, como garante de nuestras libertades y derechos fundamentales.
3.- Su apoyo incondicional al fomento y defensa de la Autonomía Local, al desarrollo y consolidación del espíritu democrático en el ámbito local y a la solidaridad entre las diversas Entidades Locales de nuestra Comunidad.
4.- Manifiesta también su apoyo al Gobierno de España en la celebración de esta efeméride con la implicación de los gobiernos locales, cuya proximidad propiciará mayor implicación ciudadana en la conmemoración, y en los valores cívicos que representa.
En Valladolid, a 6 de diciembre de 2018